Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

Relaciones peligrosas. ¿Qué pasa y qué hacer ante la violencia contra la mujer? (IV)

05-Mar-2018

ARTÍCULO Por Arturo Rubio Ruiz

FOTO: El Sol de Torreón.

Ius et ratio

Por Arturo Rubio Ruiz

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). La violencia contra las mujeres, generada a partir de patrones conductuales atávicos, por su reiterada práctica, es una de las violaciones a los derechos humanos más extendida, que tiene serias repercusiones en la salud, la libertad, la seguridad y la vida; que genera inestabilidad e impide el libre desarrollo de las personas en un marco social de justicia, respeto y armonía.

En México, la violencia contra las mujeres representa un problema histórico en el cual la discriminación, la desigualdad de género y los actos cotidianos que se cometen contra ellas, conforma un común denominador, dentro de las ecuaciones de los distintos niveles sociales, que es preciso conocer, reconocer, atender combatir y erradicar.

También te podría interesar: El engaño pederasta. ¿Cómo prevenir el ‘Grooming’? (III)

Éstos son algunos datos importantes: la violencia contra la mujer es infligida en la mayoría de los casos por su pareja; en uno de cada tres casos de mujeres que han tenido una relación de pareja, hay referencia de haber sufrido alguna forma de violencia por parte de ésta; cuatro de cada diez homicidios de mujeres son cometidos por su pareja masculina.

Los factores asociados al riesgo de ser víctima de violencia contra la mujer son bajo nivel de instrucción; indicios de haber sufrido maltrato infantil; exposición a escenas de violencia en la familia durante la infancia; actitudes de aceptación de la violencia o de la desigualdad de género; antecedentes de haber tenido otras parejas o sospechas de infidelidad; y dificultades para comunicarse con la pareja.

Estos mismos factores son compartidos en alguna medida por el victimario, pudiendo agregar a éste: tener un trastorno de personalidad antisocial; ingesta excesiva de alcohol y/o drogas; creencia en el honor de la familia y la pureza sexual; o creencia en los privilegios sexuales del hombre.

La violencia, generalmente, describe un ciclo recurrente durante el cual se intercalan periodos de calma con periodos violentos, generalmente más violentos cada vez, de tal suerte es preciso sensibilizar a las personas, a fin de detectar y atender cualquier situación de violencia que puedan experimentar a nivel familiar, escolar, laboral y sobre todo en su relación de pareja.

También te podría interesar: Feminicidio en Baja California Sur. La violencia nuestra de cada día (III).

La Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (INEGI 2016) dimensiona la problemática de las mujeres de 15 años y más, proporcionando información respecto del tipo de violencia que sufren (emocional, económica, física, patrimonial y sexual), en la relación de la pareja y en los ámbitos escolar, laboral, comunitario y familiar y nos muestra la cruda realidad de la situación:

◉ En el país residen 46.5 millones de mujeres de 15 años y más.

◉ El 57.1% de las mujeres se encuentran casadas o unidas, un 24.6% están solteras y el 18.3% restante, separadas, divorciadas o viudas.

◉ El 43.9% de las mujeres fueron agredidas por su pareja en algún momento de su relación.

◉ El 66.1% de las mujeres de 15 años y más (30.7 millones), han padecido al menos un incidente de violencia en sus vidas.

◉ El 49% sufrió violencia emocional.

◉ El 29% violencia económica, patrimonial o discriminación.

◉ El 34% física y el 41.3% sexual en los distintos ámbitos:

Ámbito de pareja y familiar

En los últimos 12 meses, el 10.3% fue víctima de violencia por parte de algún integrante de su familia, sin considerar al esposo o pareja. Los agresores más señalados: los hermanos, el padre y la madre. La violencia se ha ejercido principalmente en la casa y en la casa de algún familiar. Los principales agresores sexuales son los tíos y los primos.

En la comunidad

El 38.7% de las mujeres fueron víctimas de actos de violencia por parte de desconocidos. El 34.3% sufrió violencia sexual (intimidación, acoso, abuso o violación). Las agresiones ocurrieron principalmente en la calle y parques: 65.3%, autobús y microbús: 13.2%, y en el metro: 6.5%.

En el trabajo

El 26.6% de las mujeres que trabajan o trabajaron alguna vez, experimentaron violencia, principalmente de tipo sexual y de discriminación por razones de género o por embarazo. Los agresores más frecuentes son los compañeros de trabajo con el 35.2% y el patrón o jefe con el 19.3%.

En la escuela

El 25.3% enfrentaron violencia por parte de compañeros 47.1%, compañeras 16.6% y maestros 11%. En los últimos 12 meses, el 10.7% de las mujeres que asistieron a la escuela, fueron agredidas sexualmente. La violencia en éste ámbito ocurre en un 74.3% dentro de las instalaciones de la escuela.

¿Qué hacer?

Si vas a entrar o ya te encuentras en una relación de pareja, no permitas que la violencia se manifieste de manera alguna, pues si lo permites, muy probablemente escalará.

Si sufres de violencia en tu relación o sabes o sospechas de alguien que pueda estar experimentándola, ¡no esperes más! Acude de inmediato a la Agencia del Ministerio Público de atención inmediata en tu municipio. Es preciso intervenir para evitar que escale y tenga consecuencias irreversibles.

Toma como referencia la siguiente escala, elaborada por la Unidad de Género del Instituto Politécnico Nacional (IPN) de México, popularizada con el nombre de Violentómetro, y que constituye una herramienta de detección y sensibilización que permite alertar para atender este tipo de prácticas, describiendo una escala de tres niveles que son indicadores de un peligro potencial.