Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

¿Quién pierde realmente al abstenerse o anular el voto? INE BCS responde (II)

13-Oct-2017

ENTREVISTA Por Modesto Peralta Delgado

FOTOS: Modesto Peralta Delgado.

Especial Elecciones 2018

Por Modesto Peralta Delgado

La Paz, Baja California Sur (BCS). En exclusiva para CULCO BCS, Marina Garmendia Gómez, consejera presidente del Instituto Nacional Electoral en Baja California Sur (INE BCS), concedió una entrevista donde abordó el tema del abstencionismo y la nulidad del voto, ¿a quién beneficia?, entre otros temas relacionados a las Elecciones 2018. Esta es la segunda y final entrega de esta entrevista, para leer la primera parte DA CLIC AQUÍ.

También te podría interesar La controvertida paridad de género. El IEE BCS ante las Elecciones 2018 (I).

¿A quién beneficia cuando el ciudadano se abstiene de votar o anula su voto? “Favorece a los partidos de más fuerza, así en plural, no es un partido, son muchos partidos. Favorece al partido que está gobernando, porque ‘yo no me opongo, me aparto’. Ese sentimiento de rechazo a lo que no les gusta de la política, lo deja seguir existiendo, sigue ganando, lo importante es informarse y participar, si no las cosas siguen igual”, dijo.

“No perjudica ni beneficia a todos por igual —explicó Garmendia Gómez. Favorece o perjudica a los partidos políticos, pero no todos los partidos tienen la misma fuerza. Lo que se sabe es que todos los partidos tienen seguidores o simpatizantes y que votan por ese partido pase lo que pase, se conoce como ‘voto duro’: siempre han votado por la misma fuerza política. Cuando, quienes están inconformes con esa fuerza política se abstienen, pues la fortalecen, ¿sí me explico? Por que quienes sí van a votar, los que siempre lo han hecho vuelven a manifestarlo, y al abstenerse es como dejarlos solos (…) Al no participar, simplemente lo que se hace es que lograr que las cosas sigan de la manera que están”.

La paradoja

El reportero le comentó a la Presidente del INE BCS que tuvo experiencia como capacitador electoral en varios procesos electorales, y siempre se batalló para integrar a los ciudadanos de las mesas directivas de casilla —las personas que reciben la votación; en ese sentido, le comentó que parecía una paradoja que el Instituto trabajara también para los partidos políticos, pero pareciera que éstos les afectara en su imagen ante la ciudadanía. La licenciada concedió la razón, aunque enfatizó que es más el gobierno y su falta de resultados.

“Creo que más que los partidos, diría que los gobiernos, porque a los gobiernos los identificamos por los partidos de que provienen, y lamentablemente el uso la administración de los recursos públicos no ha sido lo que se ha esperado de muchos gobiernos, y las promesas de campaña que hacen los candidatos no las cumplen tal como los ofrecieron. Se genera, no la percepción, sino la realidad, que muestra casos de corrupción o de ineficacia y por supuesto es lógico que los ciudadanos digan ‘esto no funcionó’. El problema es que estas ideas generan un rechazo total, porque entonces las personas lo que hacen es apartarse, incluso pueden llegar a pensar que no quieren participar y no van a votar (…) La opción sería que, al revés: se informaran más, que conocieran más, razonar de qué forma van a participar, votando por una opción diferente de aquella que le ha estado decepcionando, en lugar de que haya un rechazo total al INE, a los partidos a los gobiernos. Es justamente la participación de la ciudadanía la que puede hacer cambiar las cosas, si no, aquello que no nos gusta se va a desarrollar sin oposición”.

Sobre el mismo tema, y en base a la experiencia como capacitador electoral, se le comentó también que aún muchas personas creen que el INE BCS es un organismo de los gobiernos. En palabras sencillas, ¿cómo dejar en claro que no es así? “Hay una percepción de que el INE, y en general todas las instituciones públicas formamos parte del gobierno. Es importante decir que el gobierno es un poder que se renueva cada seis o tres años, a nivel federal y local, y que el INE es un órgano de Estado y que trasciende el periodo de uno o de otro gobernante (…) Cuando hay un nuevo Presidente o Gobernador hay cambios, se cambian o se crean nuevas oficinas, o disminuyen secretarias —lo origina quien tiene el poder en ese momento—, mientras que en el INE estamos exactamente igual”. Además, indicó que hay serie de ‘candados’ para que, quienes trabajan en el Instituto, se integre al gobierno que haya ganado, una vez pasadas las elecciones.

Resultados y retos

Ante las Elecciones 2018, y al futuro, ¿qué hace falta para que crezca la credibilidad y la participación de la ciudadanía?, se le preguntó, y dio su respuesta más corta: “Resultados”. Las personas asocian la democracia con resultados, en la medida en que los gobiernos y las legisladoras dan resultados hay más confianza y participación”.

El tema tenía que ver con el primer cuestionamiento que se le hizo a Marina Garmendia Gómez: ¿cuál es el reto o la mayor dificultad que le espera al INE BCS en los comicios de julio del siguiente año? “Lo más difícil es lograr convocar a un número muy grande de ciudadanos y ciudadanas para que se hagan cargo de la responsabilidad de atender las mesas directivas de casilla. Generalmente en todos los procesos electorales es la parte más complicada (…Pero) ya hay mucha experiencia acumulada, tenemos unas series de reglamentos, lineamientos y manuales (…) La otra parte depende de la voluntad de las ganas de participar, del compromiso de la ciudadanía, puesto que no hay una remuneración directa, aunque es obligación de acuerdo con la ley, no hay sanciones para quien no cumpla con este trabajo, sí dependemos de la voluntad de las personas”, dijo. Finalmente, hizo una invitación a la ciudadanía a sumarse como observador electoral, cuya convocatoria ya está abierta, y son quienes pueden acreditarse para estar presente el día de las votaciones y mantenerse bien informado de todo el proceso electoral.