Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

La Sonrisa del Jaguar

09-Abr-2018

ARTÍCULO Por Arturo Rubio Ruiz

 

Ius et ratio

Por Arturo Rubio Ruiz

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Ana* tiene un año dos meses de edad. Nació con una malformación congénita: debido a la fusión incompleta de los procesos maxilar y naso medial durante su etapa embrionaria, nació con labio leporino y paladar hendido.

El labio leporino o labio de liebre, como se denomina etimológicamente, debido a que dicho roedor tiene el labio superior dividido, se caracteriza por la presencia de una o dos fisuras en el labio superior. El paladar hendido es una grieta entre la boca y la cavidad nasal.

También te pudiera interesar: Extorsión telefónica en BCS. ¿Cómo operan y qué hacer? (V)

Si Ana hubiera nacido en la Europa del siglo XIV, es probable que hubiera vivido estigmatizada y marginada de manera cruel y sistemática, pues entonces se tenía la convicción de que esa condición al nacer era un castigo divino.

Ese mismo prejuicio llegó a Mesoamérica gracias a la influencia de los conquistadores, y todavía en el siglo XXI en México, existe la creencia popular de que se trata de una secuela derivada de enfermedades venéreas, relacionadas con la prostitución.

En la mitad de la Europa moderna, Ana ni siquiera hubiera nacido. En el Reino Unido, esta condición congénita es causa suficiente para abortar, en el llamado “aborto cosmético”, que puede practicarse en cualquier etapa de la preñez, pese a que el paladar hendido y el labio leporino no son considerados deficiencias serias.

En contrapartida, si Anita hubiera nacido en Becán (hoy Campeche) en el 600 antes de Cristo, hubiese sido tratada con absoluta deferencia, y muy probablemente hubiera disfrutado de una vida privilegiada por ser un personaje vinculante con la divinidad.

El Dios Jaguar llamado Balam en la cultura maya, era uno de los dioses más reverenciados. El depredador más poderoso del continente americano fue divinizado por todas las culturas precolombinas con registro documental, desde el paralelo 28 a la tierra de la Patagonia.

En la cultura maya, si un niño nacía con labio leporino, era considerado hijo del Dios Jaguar. Si era una niña la que nacía con tal condición, era considerada probable esposa del Dios Jaguar. En el caso de los niños, era herencia divina, en el caso de las niñas, era el resultado de un beso con el que el dios la marcaba como su favorita y por ende, potencial consorte.

La sonrisa del menor, en ambos casos era conocida como la sonrisa del jaguar, y de algún modo reflejaba el beneplácito del Dios Jaguar con su pueblo.

Es asombroso como una simple condición fisioanatómica puede estigmatizar o divinizar a un ser humano, a partir exclusivamente de la interpretación sociocultural de dicha peculiaridad anatómica. Eres rechazado o reverenciado, a partir del significado que la voz popular le asigne a la peculiar característica física que te distinga.

Afortunadamente Anita nació en una modesta ranchería josefina, y fue inscrita en el programa de la fundación Smiles International Foundation que se dedica a establecer clínicas de atención y corrección de labio y paladar hendido en diferentes partes del mundo. En México tiene cuatro clínicas: Tecate, Baja California; Cabo San Lucas, Baja California Sur; Xpujil Calakmul, Campeche; y Playa del Carmen, Quintana Roo. Cada una de ellas trabaja en forma semestral por una semana. El Fundador y Presidente de la fundación es el doctor Jeffrey Mosses, y le acompaña su esposa Maribel Mosses, vicepresidenta de SIF.

Asisten a Cabo San Lucas, en abril y octubre de cada año. En abril del año pasado, atendieron a un total de 119 pacientes, realizaron 49 procedimientos quirúrgicos con un valor equivalente a 380 mil dólares, se registraron 53 pacientes con el tratamiento programado de los cuales 22 son infantes y entre ellos está Anita, quien fue operada exitosamente en octubre del año pasado.

Diversas organizaciones de la sociedad civil conforman un grupo denominado Comité Asesor de Smiles que se responsabiliza de recibir a los pacientes y de brindarles hospedaje y alimentación durante su estancia en Cabo San Lucas. Este año recibieron a una paciente de Cancún, otra de Los Mochis, y más de un centenar de pacientes de Baja California Sur.

Si conoces de algún caso de labio leporino o paladar hendido, no dudes en buscar el apoyo de la fundación que preside el doctor Mosses, y para ello sólo necesitas contactar a una de las asociaciones civiles locales que brindan el soporte logístico a tan encomiable labor, contactando vía WhatsApp al Sr Clicerio Mercado 6241477559, al doctor Gabriel Dorantes 6241004155; enviando un comunicado al correo electrónico mclicerio@gmail.com; o directamente a la fundación en la página: smilesinternationalfoundation.org

*El nombre de la paciente es ficticio, los hechos son reales.