Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

La bruja de El Esterito que fastidiaba a los vecinos. La Paz de los años 40’s

30-Abr-2018

ARTÍCULO Por Gilberto Manuel Ortega Avilés

FOTO: Modesto Peralta Delgado.

California Mítica

Por Gilberto Manuel Ortega Avilés

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). La colonia El Esterito, en la ciudad de La Paz, es una de las más representativas y antiguas de esta capital, por lo mismo está llena de antiguas leyendas e historias.

Una de ellas es la de de una curandera o bruja que supuestamente tenía en su hogar tecolotes disecados y varios artilugios de brujería, la cual tenía algo enfadados a los habitantes del lugar debido a que todos los días iba mucha gente, a tratarse con limpias, aunque muchos aseguraban que también se hacían cosas inmorales e incluso se invocaba al ‘maligno’.

También te podría interesar: El primer Avilés de BCS vivió más de 126 años… Gracias al té de damiana, ¡dicen!

El domicilio era por la antigua calle Iturbide, la que hoy en día seria la calle Torre Iglesias, como se puede constatar en periódicos de 1943 resguardados en el Archivo Histórico “Pablo L. Martinez”.

La misma bruja aseguraba haber curado a mucha gente con sus polvos mágicos, y declaraba que tenía suficientes “polvitos” para curar a todos los enfermos del sanatorio mental La Castañeda.

Las curanderas o brujas siempre han sido un tema polémico en las tierras sudcalifornianas,  antiguamente en los pueblos las curanderas funcionaban como las únicas personas que podían tratar algunas enfermedades mediante conocimientos herbolarios, a falta de médicos, aunque muchas veces también en el actuar de estas personas también se mostraba el aspecto esotérico y místico, el cual podía generar  cierto temor.

Aunque parecía un tema antiguo y sólo posible en pequeños pueblos, el misticismo de adivinas y curanderas aún está presente en la sociedad sudcaliforniana, lo cual es evidente ya que podemos encontrar fácilmente letreros por la ciudad de La Paz donde se ofrecen limpias o lecturas de tarot ‘garantizados’.

Hay que recordar que no tiene malo de creer en adivinos y psíquicos, a nadie le hace daño que se le lean las cartas o tomarse algún té para tranquilizarse, sólo hay que estar muy atentos a no suplir estas prácticas con las revisiones médicas.