Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

La Reina Gay de México es de La Paz. Buscará el triunfo en España

11-Jun-2018

ENTREVISTA Por Modesto Peralta Delgado

FOTOS: Cortesía.

Por Modesto Peralta Delgado

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Él es Andonni Yunoem Algorri Landa. Nació en La Paz, BCS, el 16 de septiembre de 1993; aunque actualmente vive en Guadalajara, Jalisco, se sigue considerando de estas tierras, teniendo a gran parte de su familia y sus recuerdos aquí. Ha sido el único sudcaliforniano en ganar un certamen nacional de belleza de tranformistas, obteniendo el primer lugar en el Global Universe México en 2018, por lo que representará a México en el concurso internacional en España en 2019. En entrevista exclusiva para CULCO BCS —en el marco del mes del Orgullo Gay—, Andonni contó su proceso de transformación y los logros que ha cosechado a sus casi 25 años de edad.

Él o ella —pues le da igual el género en que se refieran a su persona— vivió toda su infancia y adolescencia en La Paz. “Estudié mi kinder en el “David Alfaro Siqueiros”; mi primaria fue en la “Julieta Castro Heras”; en secundaria estuve en dos: en la “Humberto Muñoz Zazueta” y la Técnica 17; ya en la prepa entré a la “Marcelo Rubio Ruiz”, que era la 4, y en la “Mahatma Ghandi”. Respecto a mis amigos, incluso desde la primaria, creo que conservo la amistad de la mayoría. Han sido pocos los que he hemos perdido la amistad, con la mayoría he seguido en contacto cuando menos en redes sociales”.

CULCO BCS convoca al concurso literario “Carta al Padre” ¡Participa! Consulta aquí las Bases.

Un hombre que se viste de mujer

¿Cómo autodefines tu sexualidad? Le preguntamos. “Creo que es un poco compleja la pregunta, ya que creo que muchas personas que me conocen visualmente, piensan que soy una mujer transgénero, pero no: me considero hombre, asimilo mi sexo, a pesar de que me visto como mujer. Esto inició como un trabajo y pues, de repente, he tenido como dudas, bueno, no dudas, si no como preguntas, pero me informado muy bien al respecto. Y sí, así es como me siento. Soy un hombre. Muy femenino, toda la vida he sido igual, sólo ha cambiado mi forma física, pero mi forma de ser siempre ha sido igual. Incluso, la gente fue la que me acostumbró a mí, a hablarme a mí en femenino. A mí no me molesta si las personas me dicen ‘el’ o ‘ella’, pero curiosamente la gente fue la que me acostumbró a mí a hablarme de mujer y no yo a ellos. Igual, no tengo ningún problema con el género que la gente me quiera decir”.

Su preferencia por una apariencia femenina comenzó en su ciudad natal, donde se desenvolvió en el modelaje y  la danza. “Mi experiencia como travesti, a comparación de historias de amigas que he conocido ha sido maravillosa. Yo inicié como a los 16, no completamente vestido de mujer y con peluca, yo creo que inicié de una manera femenina y usando el cabello corto y tacones altísimos. Conforme fue pasando el tiempo me gustó cómo me veía de mujer y así ya lo agarré por gusto. Yo empecé porque me llamaron de una agencia en donde querían que fuera un modelo andrógino —en aquel momento ni siquiera sabía lo que era—, que en aquel entonces se llamaba L’femme, que dirigía Ignacio Arévalo y Andrés Morales, y junto con el fotógrafo Jazo Ceceña, me empezaron a iniciar en el modelaje. Luego ya vine a Guadalajara, me empezaron a contactar de una agencia de acá y así fue como yo empecé a vestirme de mujer. En La Paz, cuando inició todo esto, muchísima gente me empezó a seguir, ¡pero muchísima! Aparte que en aquel entonces yo bailaba y llamaba mucho la atención, porque yo me maquillaba los ojos y bailaba muy femenino, cuando hubo un boom en el jazz funk en aquel entonces. Luego empezaron a salir mis fotos profesionales con mucho impacto; obviamente, muchos se sacaron de onda, pero en general todo bien”.

En su familia, siempre y hasta la fecha, Andonni Yunoem ha gozado de respeto y cariño. “Mi mamá siempre me dejó ser. Conforme yo iba avanzando de arreglarme o que me empecé a dejar que me creciera el cabello… Yo nunca tuve problemas con mi mamá, igual nunca le pedí permiso, pero mi mamá nunca me regañó ni me llamó la atención, siempre me ha dejado ser, porque también sabe que soy una persona que estudia, que no se droga, no llega cayéndose de borracho a su casa, siempre ha habido mucho respeto por esa parte. Respecto a mis primos, tíos, etcétera, también ha habido mucho respeto. Nunca he sentido una grosería o falta de respeto de nadie, ¡nunca! Afortunadamente nunca he tenido un mal trato o gesto de parte de mi familia”.

Discriminación, en La Paz, solamente hubo una vez y fue en un karaoke conocidillo. No me permitieron la entrada, por como andaba vestida —en ese entonces ya traía tacones y cabello largo. Estaba allí y fui a acompañar a un amigo por una prima solamente y no me dejaron pasar. Yo lo expuse en redes sociales, y también fue un boom, y los dueños —que son dueños de varios antros y bares allá— me pidieron una disculpa, ‘que no volvería a pasar’, ‘que ofrecían mi consumo gratis por el malentendido’, que a veces hacían esas cosas ‘porque cerca de ahí está la 16 de Septiembre y ya sabemos que hay prostitución de chicas travestis y trans y muchas veces se metían a robar’, y no sé qué tanto. Fue el pretexto que me dio el gerente o el dueño de ese bar”.

Su triunfo

A los 18 años, Andonni Yunoem Algorri Landa, se fue a Guadalajara, Jalisco, donde estudió un Diplomado en Asesoría de Imagen, y 6 meses después inició su carrera en la Licenciatura en Diseño de Moda y Calzado, que terminó en agosto de 2017. Su trabajo ha seguido en el modelaje y la danza, y se prepara para representar a México en España el próximo año, al convertirse en la tranformista número uno del país azteca luego de ganar el título de Global Universe Mexico.

Contó que siempre tuvo gusto por los certámenes de belleza, incluso trabajó en Nuestra Belleza. Posteriormente entró al concurso Carlos y Meche; si bien, llegó a ser la Primer Reina Gay de Jalisco, no consiguió el título de dicho concurso. “Fue un poco frustrante y triste el no haber ganado, pero me ayudó a prepararme más y a tener más ganas de muchísimas cosas, en aquel entonces yo fui la primer Reina de Jalisco que iba a ese certamen y la verdad faltaba muchísimo presupuesto y producción, pero me sentí feliz al saber que había hecho un buen papel. Luego conozco la firma de Miss Global Universe que apenas estaba siendo conocida en México —ya que es una firma internacional—, y me llamó muchísimo la atención. Además, si ganabas, no sólo ganabas en México sino que representabas a tu país en otro lugar. Eso me llamó la atención y me dio mucha emoción”.

“Investigué las reglas —continuó—, esto fue como dos años después de que había participado en Carlos y Meche y una de las reglas más importantes era no tener el cabello largo. Entonces, yo por mi trabajo, no podía cortármelo, no pude participar ese año. El año pasado sale otra vez la convocatoria y habían cambiado un poco las reglas, y ya dejando participando a chicos con cabello largo, siempre y cuando en el certamen se usara peluca completa para el concurso. Eso me motivó muchísimo, y envié mis datos, concursé aquí en Jalisco y afortunadamente gané. Ahora que gané me tocó representar a Jalisco en el Nacional, en Manzanillo, Colima, en donde fue una representante de cada estado de la República Mexicana, y afortunadamente volví a ganar, y en el mes de octubre de 2019 estaré en España representando a México”.

Cabe aclarar que el término de transformista, en voz del entrevistado, es diferente al de travesti, y su trabajo cae en la primer categoría. Un travesti implicaría sólo vestirse de mujer y maquillarse —explicó—, pero un transformista conlleva realizar un papel, una caracterización, “podría entrar en el arte escénico”. En el caso específico de Global Universe, acotó también, compiten sólo varones sin proceso de transición hacia otro sexo, es decir, que no estén bajo tratamiento hormonal o con cirugías de cambio de sexo.

Finalmente, le preguntamos qué extraña de La Paz. “Extraño muchísimas cosas, ¡principalmente a mi familia! Pero algo que extraño demasiado es la comida. La comida de La Paz es muy rica. Y además que es… ¡que era un lugar tan tranquilo! Sus vistas, sus atardeceres, a veces hasta el clima, eso es lo que más extraño de La Paz“.