Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

Carta de una profesionista que no encuentra trabajo

05-Jul-2018

CARTA Por María Palencia

FOTOS: Modesto Peralta Delgado.

Colaboración Especial

Por María Palencia

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Soy titulada de la carrera de Ciencias de la Comunicación de la UABCS desde hace un año, pero me tarde dos años en titularme porque quería que mí trabajo estuviera espectacular. Valió la pena haber invertido cada minuto: me hizo consiente de lo que me rodea, de mis estudios y de mí misma.  Al terminar todo este proceso, pude lograr que la aceptación para mi titulación fuera unánime y que me dijeran que mi memoria de servicio social parecía una tesis, por el enfoque que puede lograr en mi trabajo y dedicación.

Suponemos que de esta forma, conseguir una licenciatura, te da más posibilidades de conseguir un trabajo rápidamente, pero aún así las empresas piden experiencia o que sepas lo que es el ambiente de trabajo, pero ¿qué experiencia  puedes tener, si apenas vas saliendo de la universidad? ¿Para qué te sirve haber conseguido un título ¡si no nos dejan tener experiencia contratándonos!? Claro, de buenas a primeras no vas aspirar ser director de una empresa, pero sí por un puesto en el que puedas aportar tus conocimientos a la empresa y desarrollar tus habilidades, para algún día llegar ser el director.

También te podría interesar El Apocalipsis Pejezombie

La primera vez que estuve buscando trabajo apoyaba una radio. Una de mis oportunidades fue buscar patrocinadores para promocionar a los negocios de donde vivía. Un día encontré uno de impermeabilizantes. Después de tanta insistencia pude hacer una reunión en una cafetería, para hablar de las condiciones de la promoción en la radio y terminó ofreciéndome trabajo, pero tendría que hablar ir con otra persona para que me explicara en qué consistía.

A los días fui hablar con la persona que me indicaron, que me explicaría cómo se trabajaba para vender el impermeabilizante y como se me pagarían, tenía que conseguir mis propios clientes con su número telefónico, luego me pagarían a 10 pesos el metro cuadrado que vendiera. Pasando los meses me irían subiendo de nivel, y me duplicarían el dinero hasta llegar a 600 pesos. Conforme me explicaba en qué consistía el trabajo me di cuenta que era una pirámide o flor de la abundancia, con la fachada de vender un producto, así que no acepte el trabajo.

Meses después tuve la oportunidad de ser parte  en una becaria que apoyaba estudiantes que estaban por titularse o que tenían poco tiempo de haberlo hecho, que te permitía trabajar por cuatro meses (de agosto a diciembre) en una dependencia de gobierno que incluían talleres de capacitación; esto me ayudó a tener la primera noción de trabajar, sobre todo en una instituto que apoya la discapacidad en el cual hace tiempo quiera tener la posibilidad de trabajar pues, además, yo soy una persona con discapacidad.

Muchas veces ser una persona con discapacidad te enfrenta a que la gente se sorprenda, porque eres una mujer titulada, inteligente y coherente. Por lo tanto tratan hablarte “sin ofenderte” y te terminan diciendo:  “estamos contratando gente como tu” (discapacitada). Lo que me hizo pensar fue: “¿bonita? ¿inteligente? ¿simpática?… ¡Gracias!” para que rematara con “nunca he tenido una persona  como tú, titulada, me gusta tú currículum“. Yo solo negué con la cabeza y le dije “gracias”.

En otras ocasiones sucede que vas a dejar tu currículum vítae por decisión propia, y el de Recursos Humanos te atiende en la Recepción y ni siquiera te escucha o te deja hablar; te dice que “únicamente está contratando ciertos puestos”, pero después aplicas para un puesto para la  misma empresa, te llaman por teléfono y esta vez te recibe en su oficina, te escucha y te entrevista. Hasta te da consejos para mejorar tu CV. Al final te dice que le gustas, que quisiera contratarte y que si llega a tener un puesto de acuerdo a tu perfil te considerará… pero es necesario tener carro.

Por otro lado, muchas veces no tomamos en cuenta a otras opciones, para buscar trabajo, como a las asociaciones civiles ya que no te pagan por lo que haces, porque no tienen el presupuesto para que recibas un sueldo.  Sin embargo, en la actualidad tenemos que usar todas las herramientas que tengamos para conseguir algún contacto para tener una oportunidad de empleo, ya que las asociaciones te pueden ofrecer ideas o algún contacto con quien puedas ir a ofrecer tus servicios, o hasta participar en proyectos que están desarrollando para contratar personas en algunos meses cuando se lleve a cabo el proyecto y que puedan contratarte.

Cuando estamos buscando empleo sólo pensamos en ir a entregar nuestros CV en las empresas, pero también debemos hablar con las personas que conocemos para que estemos informados de qué empresas están buscando personal. Aunque a veces tengamos pena pedir ayuda, debemos hacerlo. A veces es bueno pedir ayuda o consejos para saber cómo conseguir trabajo o ser la mejor opción para un puesto.

Algo que debemos considerar para estar mucho más preparados o tener un plus es aprender un nuevo idioma, sé que a veces es difícil estudiar porque  tiempo, porque es difícil entenderle. Tal vez ya estás tomando clases, pero sientes que no lo puedes hacer o que es frustrante no avanzar en los niveles (lo que personalmente me sigue pasando, pero sigo estudiando). También puedes pensar que  es una pérdida de tiempo, sin embargo puede ser decisivo para que una empresa te contrate o no, además que tienes la oportunidad de ganar más si sabes algún idioma extra.

Hoy en día se habla mucho de la inclusión para las personas con discapacidad. Entonces, para que esto se haga realidad se debería dar oportunidad de tener un trabajo digno y conforme a las capacidades de cada uno. Al contrario de lo que se puede llegar a pensar, las personas con discapacidad somos valiosas en el ambiente laboral y podemos realizar un buen trabajo para una empresa.

Lo que les puedo decir de esta experiencia que estoy viviendo es que: hay veces que es difícil construir tus sueños, porque no es lo que esperabas, sientes que no avanzas y no todo te está saliendo bien, o simplemente no todo está en tus manos para cumplir lo que quieres lograr. Sin embargo, es lo que tiene que suceder para forjar el camino, para lograr lo que quieres hacer y ser aunque en su momento sea algo que podría hacerte dudar de seguir con lo que estás haciendo, pero sabes que sin eso no serías completamente tú y no te quieres rendir. Aun así lo podrás resolver, aunque te tardes en encontrar la respuesta al final.