Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

¿Qué anuncian las luces de San Telmo y los meteoritos que se han visto en BCS?

05-Feb-2018

ARTÍCULO Por Gilberto Manuel Ortega Avilés

FOTOS: Internet.

California Mítica

Por Gilberto Manuel Ortega Avilés

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Baja California Sur siempre se ha caracterizado por cielos despejados y claros por el día, y noches estrelladas y luminosas; estamos acostumbrados a fenómenos astronómicos como eclipses, así como a la observación de estrellas, planetas y muchas cosas más. Y una de nuestras leyendas en ese ‘campo celestial’ es lo que hasta la fecha se denomina como las luces de San Telmo, que proviene de El fuego de San Telmo, la manifestación de fuego en barcos que los marineros consideraban de mala suerte por predecir sucesos catastróficos.

También te podría interesar: La antena que desviaba huracanes de Los Cabos: ¿verdad o leyenda?

Aunque la ciencia ya ha explicado de manera acertada el fenómeno de las luces de San Telmo —nombre al que hacían referencias los marineros por tratarse de su santo patrono—, y que además afecta no sólo a barcos sino también aviones, en nuestra herencia popular sudcaliforniana nos queda la sensación de que se trata de un fuego que viene a advertirnos de peligros, apareciendo especialmente durante tormentas eléctricas y huracanes.

Caídos del cielo

Muchas personas en el campo de la ufología —ciencia que se encarga del estudio de Objetos Voladores No Identificados, es decir, OVNIS—, afirman que la aparición de ciertos fenómenos astrológicos también predice eventos relevantes en la humanidad, asegurando que incluso durante ellos se pueden observar OVNIS, por ejemplo, durante el eclipse total de sol de 1991, un acontecimiento único e irrepetible que siempre vivirá en la memoria de los sudcalifornianos. Los ufólogos afirman que a partir de esa fecha se vivió un auge en los avistamientos de OVNIS en todo México.

Fenómenos más comunes, pero no menos impresionantes, son los meteoritos y bólidos que surcan el cielo. Un bólido es un objeto sólido que produce una luz muy evidente y generalmente es mejor apreciado, y el meteorito sólo es un fragmento de otro objeto más grande. Muchas veces, los segundos, por su carácter impresionante, también son considerados portadores de mensajes ocultos, pero en realidad dejan beneficios a la ciencia, pues sus restos son muy importantes para el estudio del espacio y organismos ajenos a la tierra.

Un bólido impresionante del que fue testigo La Paz, BCS, fue el que cayó el día 28 diciembre de 1873, y que apareció publicado en el periódico “La Baja California” el 17 de Enero de 1874 —documento que se encuentra en el Archivo Histórico “Pablo L. Martínez”. A pesar de haber sido visto por muchas personas —supuestamente— nunca se encontró el lugar de impacto y no hubo evidencias, incluso en el periódico se daba una recompensa a quien indicara el lugar donde cayó el objeto; muchos aseguraron que cayó en las afueras de la ciudad, y otros que fue a dar al mar.

FOTO: Archivo Histórico.

¿Cuál es la relevancia de este suceso? Que se sumó a la información que vino poco tiempo después, sobre estudios de eventos astronómicos. 1874 fue un año intenso en astronomía, debido especialmente al tránsito de Venus ocurrido el 9 de diciembre de ese año. Vinieron a la entonces Baja California varios científicos para estudiar el fenómeno; aunque no es un evento tan poco común, lo importante de éste en particular fue que la tecnología e instrumentos de medición de la época hicieron posible que fuera el mejor estudiado de su tiempo.  El tránsito de Venus es un evento astronómico que sucede cuando este planeta pasa entre el Sol y la Tierra, un hecho similar a los eclipses causados por la Luna, sin embargo, la distancia y el tamaño aparente de Venus hacen que este sólo pueda verse como un pequeño punto negro que atraviesa la cara visible del Sol durante un tiempo de entre 5 y 8 horas. Los tránsitos más recientes ocurrieron el 2004 y el 2012, y se prevé que el próximo sea en el año 2117.

Ese mismo año se registraron eventos con objetos extraños por los cielos, por ejemplo, el evento relatado en el libro Astrología del fenómeno Ovni de Boris Cristoff, donde se menciona que el 9 de julio de 1874, en un evento llamado La batalla de las nubes los habitantes de un poblado cerca de Pittsburgh, Pensilvania, llamado Saw Mill, observaron un extraño fenómeno cuando dos nubes de un color negro intenso y peculiar forma se fueron acercando entre sí, como si fueran a luchar, comenzando a intercambiar impresionantes y violentos rayos. Cuando finalmente hicieron colisión dejaron caer torrentes de agua que provocaron la muerte de más de 150 personas.

En otro fenómeno similar el mismo año, pero en México, y quizás uno de los avistamientos más conocidos en su tipo, fue el que sucedió en Oaxaca el 6 de julio. Los habitantes observaron un objeto de forma de trompeta sobre los cielos por más de cinco minutos; el evento ha sido respaldado por periódicos y revistas de la época no solo nacionales sino extranjeros. Cabe mencionar que en la misma fecha también se observó un pequeño cometa, hecho que también está documentado.

En el fuerte temblor que se sintió en 1995 en Baja California Sur, muchos aseguran haber visto una bola de fuego caer minutos antes de sentirse los fuertes temblores. Y hace tan solo cinco años —en 2013—, se sintió como las viviendas de muchos hogares de La Paz se cimbraron con la caída del bólido; hubo gente que aseguró verlo caer en las inmediaciones de El Centenario. Quizás lo más extraño de este suceso fue el movimiento policial y militar que se dio para la búsqueda del mismo, los cuales descartaron que se tratara de un meteorito, a pesar de haberse registrado un ligero movimiento sísmico.

Meses después se publicó una nota donde se decía que el fenómeno había sido a causa de un fragmento del cometa Halley. Entonces ¿porqué las autoridades lo negaron? ¿No pudieron identificar el fenómeno? ¿O, quizá, estaban ocultando otra cosa?