Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

¡Arranca el béisbol de las Grandes Ligas!

30-Mar-2018

ARTÍCULO Por Adrián Arce Patrón

En la lomita de los disparos

Por Adrián Arce Patrón

 

Bahía Tortugas, Baja California Sur (BCS). A ritmo de Take Me Out To The Ball Game, la canción por excelencia del Rey de los Deportes —escrita por Jack Norwoth en 1908 y musicalizada por Albert Von Tilzer—, arrancó este jueves 29 de marzo la temporada 142 del béisbol de las Grandes Ligas. En esta ocasión haremos un análisis de la temporada, sus ligas, divisiones y protagonistas potenciales.

También te podría interesar: Nuevos inmortales en Cooperstown.

En la Liga Nacional en la división Oeste, los Dodgers de Los Angeles parten como favoritos para conseguir su sexto título divisional de manera consecutiva. Con movimientos inteligentes en la temporada muerta, los esquivadores se deshicieron de una cantidad considerable de millones de dólares que ya no les eran redituables en el campo de juego. Por su parte, los Gigantes de San Francisco que fueron grandes compradores en el receso, se convierten en serios contrincantes junto a los Diamondbacks y Rockies para pelear el título divisional o el comodín. San Francisco obtuvo a Andrew McCutchen y a Evan Longoria, lo malo para el equipo de la Bahía es que su as, Madison Bumgarner, sufrió una lesión en su mano y estará fuera dos meses aproximadamente, así que su rotación sin él, no puede ser considerada como temible.

En el Oeste de la Americana, sin duda los grandes favoritos y no sólo para la división si no para todo, son los actuales campeones Astros de Houston, con prácticamente la misma alineación y rotación, con la adición de Gerrit Cole, proveniente de los Piratas de Pittsburgh, que hace más fuerte la ya espectacular quinteta de abridores. Los Angels de Los Angeles tienen una buena alineación que se fortaleció con la llegada de Ian Kinsler y el short stop de los Rojos Zack Cozart, aunado a esto la llegada de Shohei Othani le da un plus tanto al bateo como al pitcheo. Los Marineros seguirán esforzándose por dar ese salto que les ha faltado en años recientes, incluso cuando han sido considerados favoritos divisionales.

En la División Central de la Liga Nacional los Cachorros de Chicago son los favoritos para llevarse el banderín, los campeones del 2016 se quedaron en la primera ronda de playoffs la temporada pasada. La partida de Jake Arrieta se compensa con la llegada de Yu Darvish y con el aporte de José Quintana a tiempo completo, ya que llegó en la fecha límite de cambio el año pasado. El line up de los Cachorros está intacto. Muy de cerca como aspirantes al banderín divisional se encuentran los Cerveceros de Milwaukee que ya le dieron un susto a los de Chicago la temporada pasada y los siempre peligrosos Cardenales de San Luis. Los Cerveceros contarán con el aporte ofensivo de Christian Yelich y Lorenzo Cain que vienen a fortalecer la ofensiva, quizá su incógnita es la rotación abridora. Los Cardenales se hicieron de los servicios del slugger Marcel Ozuna que viene a mejorar notablemente la alineación.

En la Central de la Americana los Indios son los favoritos para terminar primeros en la central. La tribu tiene una de las mejores rotaciones del béisbol en Kluber, Carrasco y Bauer, con su mismo line up, Cleveland se ve imponente en la central y aunado a que tiene la experiencia de dos temporadas viajando a tierra prometida. Los Mellizos de Minnesota, con una alineación muy bien balanceada en velocidad y poder, son serios contendientes para pelearle a Cleveland el banderín divisional. Jugadores como Brian Dozier y Miguel Sano serán los encargados de la ofensiva con valioso aporte del veterano como Joe Mauer y la velocidad de Eddie Rosario y Byron Buxton. La adición de Jake Odorizzi a la rotación viene a darle ese plus al equipo para ser contendientes indiscutibles. Los Medias Blancas han quedado a deber luego de armar buen equipo hace dos años, los de Chicago no han podido cristalizar ese roster que cuenta con valiosos veteranos y futuros estrellas como Yoan Moncada, Matt Davison y Lucas Giolito.

En el Este de la Nacional los Nacionales de Washington son los favoritos indiscutibles para ganar la división y fuertes candidatos para el banderín divisional. Poseedores de una de las mejores rotaciones del béisbol y un line up que pone a temblar a cualquier pitcher. Max Scherzer, el ganador del Cy Young en los últimos dos años es la cara de la rotación y está acompañado de Stephen Strasburg y Gio Gonzalez entre otros. Su poderío al bat está encabezado por Bryce Harper, Anthony Rendeon, Daniel Murhpy y Ryan Zimmerman. Los Mets, a pesar de su line up de experiencia y su rotación, no pueden ser considerados como favoritos y es que con sus constantes visitas a la lista de lesionados, sus jugadores no han podido engranar la maquinaria que poseen para llevar a su equipo a tierra prometida. Bravos y Phillies están en un prometedor proceso de reconstrucción.

En el Este de la Liga Americana se avecina una autentica guerra entre los odiados rivales Yankees de Nueva York y los Medias Rojas de Boston. Después de haber llegado hasta la serie de campeonato el año pasado y para muchos fue una sorpresa que avanzaran hasta esa instancia, los Yankees de Nueva York, con la  adición de Giancarlo Stanton que viene a reforzar la ya poderosa alineación junto a Aaron Judge y Gary Sánchez, son favoritos para llevarse la división. Luis Severino, Masahiro Tanaka y un bullpen de miedo comandado por Aroldis Chapman conforman el pitcheo de los Mulos de Manhattan.  Los Medias Rojas que tienen a Chris Sale y David Price en su rotación, la firma de J.D Martínez y la excelente camada de jóvenes como Betts, Benintendi, Devers y Bradle Jr, más la veteranía de Hanley Ramírez son serios contendientes para pelearle a los Yankees el título divisional.

Empieza la batalla de seis meses en las Grandes Ligas, los equipos que lleguen a septiembre con aspiraciones de playoffs, no tendrán margen de error porque cada división presenta dos o tres candidatos para el banderín y recuerden que no faltan los caballos negros. Así que cada juego cuenta y tienen el mismo valor las victorias en abril, en este caso las de marzo y las de septiembre.