Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

La Paz rugió con Bruno Bichir. Ovacionan de pie ‘La historia del tigre’

23-Nov-2018

RESEÑA Por Modesto Peralta Delgado

FOTOS: Gabriel Larios Heredia.

El Beso de la Mujer Araña

Por Modesto Peralta Delgado

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Pocas veces hacemos una reseña sin dedicar al menos un párrafo a comentar el negrito en arroz, pero éste no es el caso, pues La historia del tigre que se presentó la noche de este viernes 22 de noviembre, en el Teatro de la Ciudad, nos dejó gratamente sorprendidos de principio a fin; y estamos seguros que todos los asistentes salieron satisfechos. Bruno Bichir se echó a la bolsa al público paceño, surgiendo la posibilidad de dar un curso o taller de actuación en un futuro por estas tierras, según se comentó al final de la función.

Gracias al cambio de clima en La Paz, no fue una tortura esperar tanto tiempo en la cola de entrada, y hacia las 6:30 de la tarde abrieron las puertas del teatro que lució abarrotado, e iniciaron con la puesta en escena con puntualidad. A las 7:05 de la tarde se apagaron las luces y salió el actor lleno de una energía increíble que no se agotó en ningún momento, y que cumplía con lo que prometía el programa de mano: Humor que atrae y seduce desde su inicio al público.

También te podría interesar: En La Paz, una gran lección nos dejaron ‘Las analfabetas’ 

La historia del tigre —escrita por el ganador del Nobel de Literatura, Darío Fo— cuenta un simpático relato ocurrido en China, donde un soldado es herido de un disparo de una pierna, y luego de algunas travesías, atrapado en una selva, convive con una tigresa y su cachorro, terminando en una amistad que tiene el aliento de durar hasta el arribo de todos ellos a un pueblo. La comedia que lleva más de una década representándose tiene un trasfondo político, lo dijo el mismo actor al final de la puesta en escena, y entre bromas, señaló que fue como hacer proselitismo para sacar al tigre dentro de los mexicanos respecto a los políticos corruptos. Aunque según su opinión, ahora ya no es tanto, pues “somos un pueblo feliz”, dijo.

Fue aproximadamente de hora y media la duración de este monólogo, en la que Bruno Bichir interpretaba al soldado, pero también a todos los personajes de esta fábula; a veces, bastaba un cambio de postura o de gesto, para que sin ninguna palabra de por medio, el público entendiera y estallara en carcajadas. La corporalidad y las gestualidad del actor son maravillosos, y no menos importante su voz, que también explotó al máximo —llenísima de matices— para su interpretación, pese a que el micrófono no le duró gran cosa —y era lógico, pues no dejó de moverse y saltar desde el primer instante.

El escenario lucía completamente vacío, al estilo del teatro pobre —que carece de muchísimos elementos, como escenografía y utilería, para destacar la actuación—, pero Bruno Bichir lo llenó con su talento y energía. Con su cuerpo y su voz —¡vaya condición la de este hombre!— pasaba fácilmente de ser una tigresa tetona a convertirse en un viejito, y agarrar a carrilla al inocente que se paraba para alguna cosa en medio de la función. Era notorio que seguía un guión de memoria, pero que a cada oportunidad, improvisaba, interactuando con el público en varias ocasiones, por lo que esta función fue, simplemente, irrepetible. Quien esto escribe, hacía mucho que no lloraba de risa.

Cabe destacar que, aunque la obra de teatro terminó poco después de las 8:30 de la noche, sería más de una hora la que el actor dedicó después a hablar con el público. Literalmente, fue contestar preguntas y platicar experiencias. Y fueron centenares los que se quedaron. Allí dentro, y de salida del teatro, escuché al público agradecido porque pocas veces un actor se da, humildemente, así nomás, a charlar con los asistentes, como fue el caso.

La historia del tigre fue traída por el programa Telón Abierto, y promovida por el Instituto Sudcaliforniano de Cultura. Es producida por Foro Shakespeare y dirigida por Alejandro Bichir.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.