Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

Crítica: Ella es un monstruo

09-Ago-2017

RESEÑA Por Marco A. Hernández Maciel

FOTOS: Internet.

Kinetoscopio

Por Marco A. Hernández Maciel

Calificación: ****Bien actuada, escrita y dirigida

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). La sorpresa sería mayor si los distribuidores mexicanos hubieran mantenido su nombre original –Colosal–, pero en ese afán de ganar unos pesos más y además desconfiando completamente del intelecto del espectador nacional, decidieron bautizar este film como Ella es un monstruo y regalarnos un no tan catastrófico pero si castrante spoiler que le quita un poco de personalidad a la producción, y ya encarrilados, nos subimos al tren de la sinvergüenza para contarles que, en efecto, la película cuenta la historia de Gloria, una nini norteamericana interpretada de manera perfecta por Anne Hathaway que en un proceso de recomposición de su vida, de un día para otro descubre que ella es quien controla a un monstruo de proporciones apocalípticas, algo tipo Godzilla, que siembra el caos y el terror en el continente asiático.

También te podría interesar: Crítica: Dunkerque.

¿Qué? Sí, de eso trata y les digo algo, tienen que correr al cine antes de que la quiten porque es una de esas películas que quedarán como referentes en años por venir, y de esas películas que te dará orgullo decir “yo la vi cuando salió en el cine”. Y no es por los efectos especiales, ni por espectaculares escenas de acción y destrucción con derroche de recursos. De hecho, es un film que tiene toda la pinta de cine indie y hecha con un presupuesto limitado, que transita cómodamente en el género de comedia romántica y de hecho es una comedia romántica, pero que aborda a la ciencia ficción sin miedo, de una manera orgánica y que sabe involucrar emocionalmente al espectador basado en un guión muy alocado pero a la vez sumamente humano y terrenal.

Y adentrándonos en este mundo de la ciencia ficción, es como si fusionáramos al Gus Van Sant de Good Will Hunting con el Guillermo del Toro de Pacific Rim y unos cuantos genes del Kevin Smith de Chasing Amy. Así, con ese sabor característico de las películas sobre losers gringos que no han podido cumplir el sueño yuppie de vivir en un departamento de Nueva York trabajando para una gran corporación financiera o editorial y tienen que adaptarse a su realidad, aunque en este caso, implique el control mental sobre un kaiju destructor de ciudades. Sin embargo, la historia se deja llevar un poco por el sentimentalismo y los clichés y eso provoca una pérdida fuerza y originalidad para decantarse hacia una fábula contemporánea donde en vez de liebres y tortugas veamos monstruos gigantes. Si bien, el director español Nacho Vigalondo logra su cometido a la perfección y dentro de toda la locura de su creación, el resultado es notable y muy meritorio.

Ella es un monstruo sin duda se unirá a ese particular grupo de películas que sin un gran presupuesto pero con ideas alucinantes, guiones bien desarrollados y un gran manejo de la técnica cinematográfica  han podido destacar en el género de sci-fi como Sector 9 de Neil Bloomkamp, Shaun Of The Dead de Edgar Wright, Safety Not Guaranteed de Colin Trevorrow y Monsters de Garreth Edwards.

Películas que han significado un oasis entre reboots, adaptaciones y secuelas, y que dicho sea de paso, es dificilísimo encontrar ya terminada su corrida comercial en cines y su breve periodo de venta en formatos caseros. Películas que son muy diferentes entre sí, pero tienen el sello de una autoría independiente, de una locura íntima y de una firma única, que han logrado colarse en una industria que tiene bien definidas sus recetas y rara vez buscan algo fuera de sus lugares comunes.

La calificación de Kinetoscopio:

5 Estrellas: Clásico imperdible

4 Estrellas: Bien actuada, escrita y dirigida

3 Estrellas: Entretiene

2 Estrellas: Sólo si no tienes otra opción

1 Estrellas: Exige tu reembolso

0 Estrellas: No debería existir

Los invito a seguirme en Twitter y hablar de cine en @marcoaric