Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

Lo que callamos las ciruelas del monte

04-Dic-2018

ARTÍCULO Por Marián Camacho

FOTOS: Internet.

SudcaliCiencia

Por Marián Camacho

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). El ciruelo del monte, también conocido como ciruelo cimarrón, es un árbol silvestre ampliamente conocido en Baja California Sur que  forma parte de la flora iconográfica de nuestro Estado. Lleva por nombre científico Cyrtocarpa edulis y representa una de las plantas características que habitan la región del Cabo de la península de Baja California, la cual se extiende de la punta sur de la península (Cabo San Lucas) hasta el paralelo 25° N (cerca de Agua Verde-Loreto). De hecho usted, Querido Público Lector, puede contribuir al conocimiento del área de distribución de esta planta informando, de manera sencilla y gratuita, en la plataforma Naturalista cuando encuentre alguno de estos árboles.

Los ciruelos del monte, plantas endémicas —que únicamente habita en un área restringida— de Baja California Sur, prefieren suelos arenosos profundos y terreno llano, pero también se encuentran marginalmente en condiciones más áridas en las dunas posteriores —detrás de las dunas que dan frente al mar— y en las islas en el sur del Golfo de California. Cyrtocarpa edulis también habita marginalmente el bosque tropical seco en las montañas de la región del Cabo, pero allí es menos abundante. Probablemente su distribución restringida sugiere una intolerancia al frío y a la sombra y una necesidad de las temperaturas cálidas de verano y de las primeras lluvias de otoño —así como nosotros pueh’.

También te podría interesar: ¿Cómo saber si un choyero ha muerto? Requisitos científicos para declararlo 

Anatomía del ciruelo

Seguramente, la mayoría de los lectores sudcalifornianos podrán traer a su mente, casi de forma inmediata, la imagen de un ciruelo en cuanto escucha su nombre. Sin embargo, tal vez sean menos aquellos que conozcan los aspectos técnicos de su apariencia, es decir, aquellas características que utilizan los científicos botánicos para describir a las especies de plantas. Así que, antes de entrar en detalles, les comparto dos ligas que les llevarán a un glosario de términos sobre vegetación y a una maravillosa guía de plantas icónicas sudcalifornianas que, casi al final, contiene dibujos muy ilustrativos sobre los diversas características de las hojas, flores y frutos.

El ciruelo de monte es un árbol de tallos gruesos y suculentos de hasta 10 metros de altura, con una corteza lisa de color gris claro y una copa abierta y redondeada. El tronco hinchado constituye un órgano de almacenamiento de agua, ya que el contenido de agua de la madera puede variar entre 60% y 80%, y representa una estrategia de la planta para afrontar la época de sequía. Las hojas alternas, pubescentes —cubierta de vello o pelusilla fina y suave— y cortas — de 5 a 10 centímetros de largo— son secas y deciduas —es decir, que se pierden durante una parte del año. Evidentemente, la humedad en la corteza es usada para mantener a la planta en los largos periodos de sequía en lugar de mantener hojas siempre verdes. Las flores discretas, blanquecinas o verdosas están en panículas axilares —racimos ramificado de flores, en el que las ramas son a su vez racimos— y aparecen en abril y mayo.

Flor del ciruelo del monte.

Las frutas de los ciruelos, las ciruelas, se pueden encontrar en verano y en otoño y son una de las principales características que buscamos en estos árboles, ya que constituyen un manjar para los habitantes de esta tierra. Pertenecen al tipo de frutos conocidos técnicamente como drupas, ya que poseen un epicarpio (“cáscara”) delgado, un mesocarpio (“pulpa”) carnoso o fibroso que rodea un endocarpio leñoso (“hueso”) y que, generalmente, contiene una sola semilla. Las ciruelas del monte son drupas ovoides, amarillas —cuando están deliciosamente maduras, aunque también se pueden comer así verdes, no le hace—, aterciopeladas, ovoides de 1.5-2 cm de largo con semillas muy duras conocidas por los choyeros como chuniques.

Ciruelo lampiño

Hace varios años, en el 2004-2005, los investigadores José Luis León de la Luz y José Juan Pérez Navarro del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (CIBNOR) recolectaban plantas en las dunas posteriores a lo largo de la costa del Pacífico entre la ciudad de Todos Santos y las Planicies de Magdalena, y fue ahí que encontraron varios individuos del ciruelo del monte Cyrtocarpa edulis que atrajeron su atención debido a la condición glabra —lampiña, sin pelos, tricomas o estructuras similares en la superficie externa— de sus hojas, flores y frutos. Después de no poder encontrar plantas glabras entre los especímenes de esta especie en los herbarios (archivos de plantas) de diversas instituciones nacionales y extrajeras, decidieron proponerlos como una nueva variedad de C. edulis.

Si no has probado las ciruelas de El Mogote…

La famosa leyenda que explica lo que pasa aquellos foráneos que osan comer ciruelas de El Mogote es parte del folclor de muchos habitantes de Baja California Sur, particularmente para los de la ciudad de La Paz. Sin embargo, existen otras características menos conocidas que también hacen realmente importante a los ciruelos del monte que habitan en El Mogote.

El ciruelo del monte Cyrtocarpa edulis es la especie más conspicua y dominante en las dunas posteriores de la barrera costera frente a la ciudad de La Paz, conocida popularmente como El Mogote. Los individuos del ciruelo Cyrtocarpa edulis de El Mogote son una variante fisonómica de la forma arbórea distribuida tierra adentro y se diferencian por la ausencia de un tallo principal bien definido que se ramifica a menos de un metro de altura; presentan tallos tortuosos que adoptan un hábito postrado en el suelo, lo cual promueve la propagación vegetativa. De esta forma, se pueden generar individuos clonados que se extienden alrededor del árbol madre, alcanzando coberturas de hasta 100 m², así como familias de clones, de porte arbustivo que raramente alcanzan 3.5 m de altura. Así, el ciruelo en El Mogote presenta una forma particular de reproducción principalmente asexual mediante la presencia de tallos capaces de generar raíces adventicias, al contrario del medio peninsular donde la propagación ocurre básicamente por semilla que son dispersadas en las heces de los diversos animales que se alimentan de esta planta como vacas que pastorean libremente, iguanas de cola espinosa (Ctenosaura hemilopha) y coyotes (Canis latrans).

Símbolo de identidad

Al compararse con el Centro y Sur del país, el Noroeste Mexicano es relativamente pobre en especies de plantas, pero la proporción de especies endémicas es relevante. Un análisis del conocimiento florístico actual del Noroeste de México (Baja California, Baja California Sur y Sonora), publicado en septiembre de este año, muestra dentro de la región a 941 especies, de las cuales 391 se encuentran restringidas a BCS —incluido el ciruelo del monte Cyrtocarpa edulis—, lo cual equivale a que un 42% de las especies registradas son endémicas de nuestro Estado.

Así, ante los riesgos actuales de deforestación derivada de diversas actividades antropogénicas, es prioritario establecer programas de protección para las especies exclusivas de Baja California Sur, como nuestro ciruelo de monte, ya que gran parte de estas, al tener una distribución restringida, pueden verse gravemente afectadas por la destrucción y modificación de su hábitat.

—–

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, ésto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.